Historia del maquillaje permanente como técnica de tatuaje

El maquillaje permanente es un tatuaje situado en los labios, los párpados y la cara que se asemeja al maquillaje clásico. Se aplica por razones estéticas y para eliminar la necesidad de aplicar el maquillaje clásico o para cubrir imperfecciones como cicatrices o manchas blancas en la piel a causa del vitíligo.

El maquillaje permanente (hoy también conocido como micropigmentación, dermopigmentación y tatuaje cosmético) se popularizó a principios del siglo XX. Sin embargo, es posible que se hiciera antes porque el tatuaje es una práctica antigua. Sabemos que hace 5.000 años la gente se tatuaba por diferentes motivos (desde religiosos y médicos hasta estéticos). A principios de la década de 1930 aumentó la popularidad del maquillaje permanente. Muchos salones de belleza de la época tatuaban a las mujeres sin decírselo, vendiendo el tratamiento como «tratamiento de la tez» (sin decirles que es un tatuaje) e inyectándoles tintes vegetales.

Al finalizar el tratamiento, se realzan los rasgos del rostro: cejas, ojos y labios. La medida en que lo hace depende del diseño, el tipo de color utilizado y la cantidad de pigmento inyectado en la piel. Además, inmediatamente después de terminar el tatuaje, el resultado puede parecer demasiado oscuro. Esto se debe a que el color aún se encuentra en las capas epidérmicas más externas de la piel, cerca de la superficie. Con el tiempo (no demasiado – unos pocos días), la piel sanará, las capas superiores de la epidermis serán reemplazadas por nuevas células epidérmicas y el color se desvanecerá, quedando más claro pero aún presente. Dependiendo de la persona y de cómo se trate, este color puede durar mucho tiempo o empezar a desvanecerse al cabo de un tiempo. El color también puede desvanecerse si se expone demasiado al sol y si hay más pigmento en la piel, se necesitará más tiempo para que se desvanezca por completo. Cuando el maquillaje permanente se estabiliza, los tatuados pueden quedar insatisfechos con el efecto final. Los errores más comunes en la aplicación del maquillaje permanente son «demasiado oscuro», «color equivocado», «desigual» y «demasiado grande». En la mayoría de los casos (como el color y la uniformidad), estas quejas pueden ser solucionadas por un profesional. Un maquillaje demasiado grande puede requerir técnicas de aclarado de pigmentos y/o su eliminación, que son costosas y dolorosas. Este problema también puede arreglarse con el maquillaje clásico.

Guess You Would Like:  ¿Cómo obtener una licencia de tatuaje?

El maquillaje permanente puede desarrollar complicaciones como los tatuajes estándar. Los receptores pueden desarrollar alergias al pigmento utilizado, formar cicatrices, granulomas (una forma de inflamación) y queloides (un tipo de cicatriz exagerada). También corren el riesgo de que la piel se agriete, se pele, se formen ampollas y se produzcan infecciones locales. Si los instrumentos de tatuaje no están esterilizados, pueden infectarse con enfermedades como el VIH y la hepatitis si se utilizan las mismas herramientas en personas que padecen estas enfermedades. Si los pigmentos utilizados en el tatuaje estuvieran adulterados con metales pesados o tuvieran propiedades magnéticas, las personas con este tipo de maquillaje permanente podrían experimentar hinchazón o quemaduras si se expusieran a una resonancia magnética, pero estos casos son raros. Si posteriormente los receptores cambian de opinión, pueden eliminar los tatuajes, pero este proceso es duro y doloroso. Las técnicas para eliminar el maquillaje permanente son el rejuvenecimiento con láser, la dermoabrasión (eliminación física o química de las células de la piel – exfoliación) y la eliminación quirúrgica.