Cómo limpiar tu tatuaje: Trucos clave para el cuidado posterior del tatuaje

Sabrás cómo limpiar tu tatuaje con la ayuda de esta guía. La limpieza de tu tatuaje es la parte más crucial del proceso de tatuaje.

Si no ejecutas una rutina adecuada de cuidados posteriores, pueden ocurrir cosas malas. Pueden ir desde una infección que te hará daño hasta que tu tatuaje se estropee – y nadie quiere eso. Después de todo el dolor, la planificación y la preparación, seguro que quieres que tu arte de la piel tenga un aspecto estupendo y dure mucho tiempo.

Entonces, ¿qué tienes que hacer para la limpieza de tu tatuaje? Hemos creado una guía que te dirá las cosas más importantes que debes hacer.

Cómo limpiar tu tatuaje: Técnicas de cuidado posterior

1. Elige bien a tu tatuador

Sí, el proceso de cuidado posterior comienza incluso antes de que tu piel sea entintada. La forma en que tu artista del tatuaje concluya tu sesión (o sesiones) marcará el tono del proceso. Así que asegúrate de que tu tatuador es de confianza y sabe cómo cuidar mejor tu piel y su obra de arte.

Para poder elegir el tatuador adecuado para ti, haz tus deberes e investiga sobre estos profesionales. Lee lo que la gente dice de ellos y, si puedes, visita sus tiendas para ver cómo es el ambiente. Si puedes también hablar con ellos, estaría bien para conocerlos un poco antes de decidir si les confías tu piel o no. También será una buena oportunidad para preguntarles sobre su proceso de cuidado posterior y sus consejos.

Guess You Would Like:  ¿Cuánto tiempo puedes estar sin llevar pendientes?

Los tatuadores pueden tener diferentes recomendaciones sobre el cuidado posterior, así que depende de ti con cuál te gustaría trabajar y por cuál ir.

2. Espera un par de horas antes de quitarte el vendaje

Para mantener la herida fresca de tu tatuaje limpia y evitar que las bacterias y otras cosas desagradables entren en tu sistema, tu artista del tatuaje cubrirá o envolverá tu nuevo tatuaje con un vendaje. Al cabo de unas horas, es necesario retirarlo para dejar que la piel respire y evitar que se humedezca, lo que puede causar complicaciones y problemas más adelante.

Sin embargo, hay opiniones encontradas sobre el tiempo que debes esperar antes de quitar el vendaje. Si no estás seguro, habla con tu tatuador al respecto. Tus actividades después de la sesión y la posición del tatuaje son consideraciones a la hora de quitar el vendaje, así que es mejor consultar con un profesional para estar seguro.

3. Después de quitar el vendaje, lava el tatuaje con un jabón suave y sin perfume

Para limpiar la piel y eliminar los posibles microorganismos dañinos, la sangre, el plasma o el exceso de tinta y pomada en tu tatuaje fresco, lávalo con un jabón suave y sin perfume. Algunos recomiendan un jabón antimicrobiano, pero estos productos pueden resecar y tener ingredientes que pueden irritar la zona sensible, por lo que es mejor utilizar jabones suaves. Algunos artistas del tatuaje tienen sus propias recomendaciones e incluso sus propios productos de limpieza, así que compruébalos también.

No frotes el tatuaje con nada abrasivo, así que prescinde del estropajo, la esponja o la toallita. Utiliza las manos limpias cuando frotes la zona.

4. Seca cuidadosamente la zona

Con unas toallas de papel suaves, seca la zona con cuidado. No utilices paños o toallas ya que pueden albergar bacterias y no debes introducir ninguna en tus heridas abiertas. Da sólo palmaditas, no frotes, para evitar irritar y lesionar más tu piel.

Guess You Would Like:  ¿Se puede poner vaselina en el tatuaje?

5. Aplica una fina capa de pomada o crema hidratante

Las pomadas ayudarán a evitar que las bacterias y otros microorganismos dañinos entren en tu cuerpo, así como a hidratar un poco tu piel, por lo que es algo imprescindible. Asegúrate de aplicar sólo una capa fina para que las heridas no se asfixien.

Ten en cuenta que algunas personas no recomiendan el uso de pomadas. Decide esto por tu cuenta, pero asegúrate de investigar y hablar primero con tu tatuador.

Lo mismo puede decirse de las cremas hidratantes, especialmente el primer día. De nuevo, si tienes dudas, pregunta a tu tatuador. Algunos tienden a pisar con cuidado, sin embargo, mediante la aplicación de una fina capa de loción suave, sin perfume cada vez que se lava su nuevo tatuaje.

6. Mantenga la zona limpia y seca

Evita sudar o hacer cualquier cosa que pueda ensuciar la zona tatuada. También hay que lavarla y secarla un par de veces durante el día. Sin embargo, no te pases con el lavado, ya que la piel también debe mantenerse algo seca para evitar infecciones, hinchazón, hematomas, grietas, etc.

Estos son sólo algunos de los pasos de limpieza que conlleva el proceso de cuidado posterior. Hazlos hasta que el tatuaje esté completamente curado y sigue otros consejos que te ayudarán en la posterior curación de tu tatuaje correctamente.

Preguntas

¿Qué puedo usar para limpiar mi tatuaje?

Jabón suave y sin perfume, manos limpias y agua corriente limpia son los únicos elementos que los expertos recomiendan utilizar para lavar tu tatuaje.

¿Cuántas veces al día hay que lavar el tatuaje?

Se recomienda lavar tu nuevo tatuaje un par de veces al día para mantenerlo limpio.

¿Qué evitar después de hacerse un tatuaje?

Aquí tienes un rápido resumen de las cosas que debes evitar cuando tu tatuaje aún no está completamente curado:

  • Frotar el tatuaje fresco. Esto irritará la piel.
  • Exponer la zona recién tatuada a la luz solar directa y a las bacterias. Esto puede dañar aún más la piel y causar infecciones.
  • Mantener la zona empapada de humedad. Esto invitará a las infecciones. Evite nadar, sudar o dejar que las cremas hidratantes permanezcan demasiado tiempo en la zona del tatuaje.
  • Los tatuajes son un problema de salud pública.
  • Hacer ejercicio o cualquier otra actividad física muy intensa. Hacerlo puede forzar la piel, sobre todo si el tatuaje está cerca de una articulación o si es enorme.
  • Picar las escamas y costras cuando tu tatuaje empieza a cerrarse. Hacerlo puede hacer que elimines inadvertidamente las tintas y las líneas, así como dañar aún más tu piel.
  • Por favor, no te preocupes.